Skip to main content

Carrito

Puede que tengas intolerancia al alcohol y no lo sepas. Cuántas veces has oído «una copita no le sienta mal a nadie». O has sufrido un «venga, no seas aguafiestas, ¡la penúltima!» y, sin embargo, realmente no te apetece. Te gusta el sabor de esa copa, pero notas la cara ardiendo y te encuentras mal. No es ebriedad, realmente la cerveza o el gin tónic  o lo que sea que te hayas tomado estaba exquisito, pero no te encuentras bien. Puede que además de tener la cara como un tomate, te cueste respirar o notes un goteo nasal como si de pronto te hubieras resfriado. En algunos casos te baja la tensión y hasta puedes marearte y vomitar. No es que se te haya subido el alcohol a la cabeza, más bien es que tu estómago no ha podido digerirlo bien. Y eso se debe a que tal vez tengas, sin saberlo, intolerancia al alcohol.

En este artículo te explicamos cómo saber si tienes intoleracia al alcohol. Un problema que puedes evitar, entre otras cosas, con bebidas sin alcohol.

Síntomas

El más general es el rubor o enrojecimiento facial. También pueden aparecer protuberancias en la piel y picazón. Y como hemos visto, congestión o mucosidad, acompañados de presión arterial baja. En algunos casos náuseas y vómitos. En ocasiones incluso diarrea.

¿Qué causa la intolerancia al alcohol?

Según GB Health Watch, la intolerancia al alcohol se produce generalmente cuando tu cuerpo no posee las enzimas adecuadas para descomponer las toxinas presentes en el alcohol. Eso hace que nuestro organismo no metabolice bien el alcohol que hay en las bebidas alcohólicas. 

Intolerancia al alcohol y alergia al alcohol

La intolerancia al alcohol es una respuesta del cuerpo a la falta de enzimas necesarias para metabolizar el alcohol, mientras que la alergia al alcohol es una reacción inmunitaria del cuerpo a un componente específico de la bebida.

¿A quién afecta?

La intolerancia al alcohol puede ocurrir debido a rasgos genéticos heredados, generalmente presentes en las personas asiáticas. Habrá oído hablar del «rubor asiático», o Asian Rush, que se da cuando una persona con genes japoneses, chinos o coreanos toma una bebida alcohólica y automáticamente su cara se enrojece. 

Sin embargo, la intolerancia al alcohol también se da en personas que no son asiáticas. Aparece en personas con un trastorno genético que impide que su cuerpo procese de manera eficiente el alcohol consumido. 

En algunos casos, lo que parece ser intolerancia al alcohol podría ser una reacción o alergia a algún componente de la bebida alcohólica, como las sustancias químicas o los sulfitos y conservantes. Hay muchas personas que son alérgicas a la histamina, un subproducto de la fermentación o de la elaboración de la cerveza. A veces las reacciones se desencadenan debido a  alergias a cereales, como el maíz, el trigo o el centeno, o a cualquier otra sustancia presente en las bebidas alcohólicas.

En muy raros casos, el dolor intenso después de beber alcohol no es signo ni de intolerancia ni de alergia, sino de un trastorno más grave, como el linfoma de Hodgkin.

Cómo evitar la intolerancia al alcohol

Muy fácil, evitando o reduciendo el consumo de bebidas alcohólicas. Hay gran presión social para normalizar el consumo del alcohol. La existencia de una intolerancia leve al alcohol o a algún ingrediente presente en las bebidas alcohólicas no hace necesaria una visita al médico. Simplemente deberás evitar el consumo de alcohol, limitar la cantidad que tomas o evitar ciertos tipos de bebidas alcohólicas. En The Blue Dolphin Store, te lo ponemos muy fácil. Podrás disfrutar de tus bebidas favoritas sin tomar ni una gota de alcohol. Además de vinos desalcoholizados, encontrarás todas las categorías de bebidas 0.0% alcohol: cervezas sin alcohol, vermuts sin alcohol, destilados sin alcohol y mucho más.

Cuándo acudir al médico

Si sufres una reacción grave o un dolor intenso tras beber alcohol, consulta con el médico, no vaya a ser que además de intolerancia al alcohol tengas algo más severo, como una alergia no detectada o, sería raro, pero no imposible, el linfoma de Hodgkin. Pero no hay que alarmarse ya que la enfermedad de Hodgkin es poco frecuente. Representa el 1% de todas las neoplasias malignas, por lo que es poco probable que si te encuentras mal tras beber alcohol, sea por esa dolencia.

suscribir newsletter
Open chat
1
Hola! Cómo te podemos ayudar?