Skip to main content

Carrito

Hace poco salió un artículo en el diario Ara que, bajo el título: “Vino sin alcohol, la revolución que se aproxima”, explica el auge del vino desalcoholizado. El periodista Leandre Ibar Penaba destaca datos del informe de Wine Intelligence sobre producción y consumo de este tipo de vino. Según el informe, hay una tendencia global entre los consumidores, especialmente entre los más jóvenes, a reducir el consumo de alcohol. Eso ha hecho que las ventas de bebidas no alcohólicas hayan crecido en todo el mundo. 

Los datos

El informe de Wine Intelligence demuestra que España es el cuarto productor de vino desalcoholizado del mundo, y el segundo en ventas en otros países. O sea, que aquí se hace mucho vino sin alcohol pero no se vende en el país, la mayoría del vino desalcoholizado se exporta. En 2020, España representaba en 2020 un 3 % del total de ventas de vino sin alcohol del mundo, muy lejos de los primeros lugares. El primero de todos lo ocupa el Reino Unido con un 24 %, seguido por Francia, los Estados Unidos y Alemania, con un 17 %, un 16 % y un 13 % respectivamente, según Wine Intelligence.

Según datos del Idescat, el Instituto de Estadística de la Generalitat, las familias catalanas gastaron 4,1 millones de euros en vino sin alcohol en 2021. Una cifra muy por debajo del gasto en vino tradicional que en 2021 fue de 350 millones de euros. El informe de Wine Intelligence corrobora las cifras Escalé española: en 2020 menos de un 0,25 % de todo el vino consumido en España era sin alcohol, en contraste con la cerveza, donde las opciones desalcoholizadas llegan a más del 6 % del total de litros consumidos. Estamos lejos de países como en el Reino Unido, Finlandia y Bélgica, el vino desalcoholizado se acerca al 1 % del consumo total. 

La tendencia

Ibar Penada entrevista a Fernando Zamora, profesor de la facultad de enología de la Universidad Rovira I Virgili, que explica brevemente cómo se logra desalcoholizar el vino. Zamora cree que los vinos sin alcohol “están progresando muy bien”. Hace 20 años, la cerveza sin alcohol tenía mala fama, mientras que ahora estás ahí que son muy buenas, el vino desalcoholizado también está siguiendo el mismo camino. En Cataluña hay unas cuantas bodegas que ofrecen vinos sin alcohol. Uno de los pioneros es Bodegas Torres, que tiene la gama Natureo, con un blanco, un tinto y un rosado y un espumoso deliciosos.

En nuestro país hay un segmento de mercado que busca bebidas con propiedades organolépticas (aspecto, gusto y olor) similar a las bebidas alcohólicas para encuentros sociales o circunstancias en las que se prefiere beber menos o nada de alcohol. No hay duda de que las bebidas sin alcohol son un valor en alza.

Una dieta más saludable

El artículo también recoge la opinión de Roser Martí, presidenta del Colegio de Dietistas y Nutricionistas de Cataluña. La diferencia del vino sin alcohol con la cerveza, más allá del peso cultural del vino en nuestra sociedad, también tiene connotaciones relacionadas con la salud. Una creencia común entre mucha gente es que el vino tiene beneficios para la salud, sobre todo para la gente con problemas cardiovasculares.  “Durante algunos años se decía que una copa de vino al día aportaba antioxidantes”, recuerda Martí que desmiente rotundamente ese mito y recuerda que el alcohol tiene efectos negativos en muchas enfermedades, sobre todo en el cáncer o en las enfermedades del hígado. Un estudio publicado en la revista Circulation Research arroja interesantes resultados sobre el efecto del consumo de vino tinto desalcoholizado en personas con alto riesgo cardiovascular. El vino sin alcohol tiene todos los polifenoles del vino normal, pero ninguna contraindicación. 

Si quieres entrar en el mundo sin alcohol, The Blue Dolphin Store tiene las mejores bebidas sin alcohol del mercado. Descúbrelas y disfruta sin moderación.

Open chat
1
Hola! Cómo te podemos ayudar?